jueves, 23 de febrero de 2012

Trastornos del lenguaje (Expresión y Comunicación)

LA DISARTRIA
¿Qué es la disartria?
La disartria es un trastorno del habla y se atribuye a una lesión del sistema nervioso central y periférico. Ocurre cuando los problemas con los músculos que ayudan a hablar dificultan la pronunciación de las palabras. En la disartria no existe trastorno en el ámbito lingüístico, es decir, el paciente manifiesta dificultades asociadas con la articulación de fonemas.
Los síntomas serán diferentes dependiendo de donde se encuentre la lesión, algunos de ellos pueden ser:
  • Dificultad de movilizar la lengua, la mandíbula o los labios.
  • Problemas del ritmo del habla.
  • Cambios en el timbre de la voz (voz nasal).
  • Problemas en el volumen de la voz (hablar muy bajito o susurrar).
  • Problemas de control de la saliva.
  • Incoordinación respiratoria.
  • Trastornos motores corporales, dando lugar a problemas posturales.
  • Trastornos del tono muscular (músculos con mucha rigidez o con debilidad o flojera).
¿Cuáles son las causas principales de este trastorno en niños?
La disartria se da por un daño en las zonas cerebrales que controlan el habla y la voz. Esta lesión cerebral puede ser debida a múltiples causas producidas antes, durante o después del parto como un traumatismo craneoencefálico, falta de oxígeno, etc. o enfermedades neurológicas progresivas. En niños es muy frecuente encontrar una disartria dentro de una Parálisis Cerebral Infantil.

¿Qué circunstancias nos pueden alertar de un niño/a sufra disartria?
  • Un retraso en la adquisición del lenguaje.
  • Un retraso psicomotor: tardan en sostener la cabeza, sentarse o andar.
  • Dificultades en la alimentación: no succiona bien, se atraganta.
¿Qué tipos de disartria hay?
  • Disartria espástica: niños con músculos que ofrecen mucha resistencia al movimiento pasivo. Presentan un habla lenta y realizada con mucho esfuerzo.
  • Disartria flácida: niños con flacidez y atrofia de los músculos. Producen sonidos débiles a un volumen bajo y con la voz ronca.
  • Disartria atáxica: niños con afectación de los movimientos siendo lentos e inapropiados en fuerza, extensión, duración y dirección. Presenta un habla con una alteración de la prosodia, monotonía y aspereza en la voz.
  • Disartria hipocinética: aparece lentitud, rigidez y temblor de reposo. Presentan un bajo volumen de voz, ronquera y variaciones del ritmo.
  • Disartria hipercinética: aparecen movimientos involuntarios como temblores, corea, atetosis,… que alteran la articulación y fonación, entre otras cosas.
  • Disartria mixta: la lesión se produce a distintos niveles, por lo que tiene una mezcla de síntomas
¿Cuál es su tratamiento?
El tratamiento de la disartria lo realiza el logopeda en colaboración de otros profesionales que forman parte de la rehabilitación integral de estos niños. La colaboración de la familia es fundamental a la hora de obtener unos resultados óptimos.Es muy importante la intervención temprana de estos trastornos, mediante un tratamiento complejo que abarca diferentes facetas en las que hay que trabajar:
  • Relajación general.
  • Masticación y deglución.
  • Audición.
  • Respiración.
  • Fonación.
  • Articulación.
  • Comunicación aumentativa.
En resumen, la disartria se trata de una patología muy variable, que en la mayoría de las ocasiones forma parte de cuadros más amplios como la parálisis cerebral, con un tratamiento complejo que depende de muchos factores como la inteligencia del niño, la gravedad de la lesión, déficits asociados o el momento de intervención. Si el niño posee una inteligencia suficiente y se interviene de forma precoz los resultados de la intervención pueden ser bastante buenos.

  LA DISLALIA

Que es la dislalia?

La dislalia: son alteraciones en la articulación de algún o algunos fonemas, bien por ausencia o alteración de algunos sonidos concretos del habla o por la sustitución de estos por otros, de forma improcedente, en personas que no muestran patologías del sistema nervioso central, ni en los órganos fono articulatorios a nivel anatómico.

- Por sustitución: elexante
- Por omisión: efante
- Por inserción: elefrante
- Por distorsión: elerrrrrrante

Estas alteraciones perduran más allá de los cuatro años, hasta entonces aparecen muy frecuentemente. Son las más frecuentes y conocidas de todas las alteraciones del lenguaje.

¿Cómo se presenta?
Los niños y niñas que presentan dislalias en su habla presentan:
Una presencia de errores en la articulación de sonidos del habla (Sustitución, distorsión, omisión o adición) al principio, en medio o al final de las palabras, tanto en su lenguaje coloquial como en repetición de esos sonidos cuando se le da un modelo de palabra que los contenga.
  •  Suele tener más de cuatro años.
  •  No existe evidencia, ni diagnóstico de hipoacusia, trastornos neurológicos, deficiencia mental, ni cambio idiomático.
¿Tipos de dislalia?

PILAR PASCUAL GARCÍA (1988)

-Dislalia evolutiva o fisiológica: madurez del niño 4-5 años, suele desaparecer con el tiempo.
-Dislalia audiógena: es una deficiencia auditiva del niño (el niño no oye correctamente) es un problema importante que hay que solucionar
-Dislalia orgánica: malformaciones de los órganos (deformaciones labiales, paladar, dientes…).
-Dislalia funcional: mal funcionamiento de los órganos articulatorios. (no sabe hacer vibrar la lengua, para pronunciar la rr, y suele remplazar la s por la z, o la r por la d.

Tratamiento 

Es conveniente saber que los niños con dislalias necesitan tratamiento con un especialista que aplicará el tratamiento adecuado, con la ayuda de juegos y mucha colaboración de la familia. Y que la dislalia es un problema que no desaparece sin la intervención de un especialista.
El tratamiento consiste en ejercitar la musculatura que está interviniendo en la producción de los sonidos. La terapia se centra en juegos que facilitan la adquisición de las habilidades necesarias. Requiere implicación y participación tanto del niño como de su familia, para que el proceso pueda ser seguido y complementado por ellos en casa.

Cuando la causa del trastorno viene por malformaciones físicas se requerirá un procedimiento médico para ayudar al niño a que supere las dificultades en el desarrollo de las capacidades del habla. Cuando la causa del trastorno es por retrasos fonológicos, será necesaria una intervención educativa especializada para conseguir la adquisición de las habilidades para producir los sonidos del habla de forma completa.
Hay casos, como los del frenillo lingual que se necesita de una intervención quirúrgica.

  LA DISEXIA

¿Qué es la disexia?

La dislexia es un trastorno de origen neurobiológico, que ocasiona gran parte de los fracasos escolares. Se manifiesta en la dificultad para la lectura, escritura, problemas, en ocasiones puede afectar en el cálculo y lógica matemática.
Los niños disléxicos necesitan SU método “BRAILLE” particular para acceder al aprendizaje, los niños con dislexia, sufren un retraso en relación con sus demás compañeros de curso y si no existe una detección del problema, el niño sufrirá consecuencias muy negativas como: ansiedad, depresión, trastornos alimentarios, trastornos del sueño, baja autoestima.
  • Síntomas:
Lectura

Confunde letras, cambia sílabas, y sustituye unas palabras por otras. Lee sin comprender.
Al leer presenta repeticiones, omisiones /adiciones de letras o palabras.
Al realizar actividades de lecto-escritura se queja de sentir o percibir movimientos que en realidad no existen.

Visión

Parece que tiene problemas de visión/audición aunque los resultados de los exámenes médicos no lo confirman.
Sorprende por su agudeza visual y por su capacidad de observación, o por el contrario, carece de la percepción profunda y de la visión periférica.

Escritura y ortografía
 
Tiene problemas en la escritura y en el copiado: hace inversiones, omisiones, adiciones y/o sustituciones de letras y palabras.
A menudo la escritura varía pudiendo ser ilegible en algunos momentos.
Su ortografía es fonética e inconstante; cometiendo a menudo errores ortográficos.
La manera de tomar el lápiz es diferente, haciendo demasiada presión sobre el papel.

 
Coordinación psicomotriz

Las etapas del desarrollo como gatear y caminar se lograron antes o más tarde de lo habitual.
A menudo presenta dificultades en las habilidades motoras finas/gruesas (atarse los cordones, patinar, montar en bicicleta...). Mantiene mal el equilibrio.
Dificultades de coordinación, es tosco en los juegos de pelota, juegos en equipo... etc.
Se marea fácilmente con algunos movimientos.
Puede ser ambidiestro y con frecuencia confunde izquierda/derecha y arriba/abajo. 

  
Matemáticas y comprensión del tiempo

Puede contar haciendo uso de sus dedos u otros trucos para trabajar las matemáticas.
Se defiende con la mecánica de las operaciones aritméticas pero no comprende los problemas.
Le cuesta manejarse con el dinero.
Tiene dificultades para aprender a manejar el reloj, controlar su tiempo, y entender las tareas secuenciales.
  
Cognición memoria y lenguaje
 
Para comprender usa principalmente imágenes, iconos y sentimientos, mas que sonidos y palabras. Tiene poco diálogo interno.
Excelente memoria a largo plazo para experiencias, lugares y caras.
Mala memoria para lo aprendido el día anterior, al igual que para secuencias, hechos e información que no ha experimentado.
Tiene un oído muy fino. Escucha cosas que a menudo a los demás pasarían desapercibidas. Se distrae fácilmente con los sonidos.
Habla con frases entrecortadas, dejando oraciones incompletas, no pronuncia bien palabras largas, se come artículos y tartamudea cuando está estresado. 

  
Salud
 
Muy propenso a infecciones de oído.
Sensible a ciertas comidas, aditivos y productos químicos. 

Tratamiento:
  • Una evaluación temprana de sus dificultades realizada por el departamento de orientación.
  • Un programa de refuerzo o adaptación curricular centrado en las tareas de leer y escribir.
  • Un apoyo escolar, preferiblemente individual y especializado.
  • La coordinación entre otros servicios (sanitarios y educativos).
  • La colaboración escolar.

     
    LA DISFEMIA

    ¿Qué es la disfemia?

    La tartamudez o disfemia es un trastorno del habla (no un trastorno del lenguaje) que se caracteriza por interrupciones involuntarias del habla que se acompañan de tensión muscular en cara y cuello, miedo y estrés. Ellas son la expresión visible de la interacción de determinados factores orgánicos, psicológicos y sociales que determinan y orientan en el individuo la conformación de un ser, un hacer y un sentir con características propias.
    Comienza, de modo característico, entre el segundo y cuarto año de vida, aunque se suele confundir con las dificultades propias de la edad a la hora de hablar. Al final, solo uno de cada 20 niños acaba tartamudeando y muchos de ellos superan el trastorno en la adolescencia.
    La reacción del entorno del afectado es determinante para la aparición de numerosos síntomas físicos asociados a la tartamudez, sobre todo en los primeros años de manifestación: tensión muscular en cara y cuello, miedo y estrés.

    Tipos de la tartamudez:

    -Neurogénica: Es producida por alguna lesión o golpe en el cerebro. También se conoce como tartamudez adquirida. El tartamudeo puede ocurrir en cualquier parte de la palabra. Tartamudean incluso cantando o susurrando. No muestran miedo o ansiedad.

    -Psicógena: Es la menos común. Es producido por algún trauma severo independiente de la situación. No muestran ansiedad.

    -De Desarrollo: Es el tipo de tartamudez más común. Ocurre cuando el niño está aprendiendo el lenguaje y el habla, alrededor de los 2 y 5 años. El niño cuando está aprendiendo estructuras gramaticales más complejas tiene difluencias propias de este aprendizaje. Unos reaccionarán adecuadamente, recuperándose de esta fase. Otros, si se han dado los factores en intensidad y relación adecuados para disparar la tartamudez, reaccionarán ante estas difluencias desarrollando estrategias para superarlas (uso de fuerza y tensión en el habla) y ocultarlas (evitar hablar).

    Tipos de disfemia

    -Tónica: caracterizada por las múltiples interrupciones ocasionadas por espasmos. Durante las interrupciones el paciente muestra rigidez y tensión faciales. Es la que presenta peor diagnóstico.

    -Clónica: caracterizada por las repeticiones de sílabas y palabras enteras, más frecuentes en consonante que en vocal, más todavía en oclusivas y que se dan mayoritariamente a principio que en medio de palabra.

    -Tónico-clónica o mixta: es el tipo más frecuente, porque resulta difícil encontrar un disfémico puro tónico o clónico, la mayoría combinan los dos síntomas

    Causas:

    Neurofisiológicamente, el tartamudo presenta un funcionamiento deficiente de los centros del habla del hemisferio izquierdo, que se intenta compensar con un mecanismo propio del hemisferio derecho. No existe una etiología única que explique la mayoría de las disfemias: 

    Genéticas: en gemelos monocigóticos disfémicos si uno sufre tartamudez el otro tiene un 77% de posibilidades de sufrirla, mientras que en los dicigóticos es de un 32%. Asimismo existe entre un 30% y un 40% de posibilidades de que el hijo de un progenitor disfémico tenga disfemia.
     
    Sexo: la disfemia es más frecuente en hombres (75%) que mujeres.
     
    Trastornos de lateralidad: actualmente se considera otro mito más sobre la causa de la tartamudez. Por otra parte, la mano dominante del tartamudo no influye de manera significativa en la severidad de su tartamudez.
    Psicolingüísticas: frecuentemente se oye que la causa de la disfemia en ciertas personas de elevada inteligencia puede estar en que su pensamiento avanza más rápido que su lenguaje. Esto no es del todo cierto. Sería más correcto decir que tienen un déficit en el pensamiento linguoespecular frente a un elevado procesamiento sensoactorial. El pensamiento linguoespecular es aquel en el que pensamos en un significado y asociamos visualmente a la palabra escrita que lo representa, mientras que en el sensoactorial lo asociamos a la imagen. Por lo tanto si un sujeto tiene una inteligencia basada en una capacidad de asociar estímulos visuales no lingüísticos sí puede tener problemas de articulación correcta del lenguaje

        Traumáticas: se refieren a la aparición de la disfemia como resultado de un choque emocional (poco frecuente) o como resultado de estados de tensión prolongados a los que es sometido el individuo que es propenso a ella.
    Soluciones y tratamientos
    La tartamudez es extremadamente compleja, no se puede eliminar de un día para otro; lo que quiere decir que se debe seguir un tratamiento global a través de algún especialista. El tartamudo debe dirigirse a un profesional experto que le pueda ayudar y seguir su caso. No hay por qué alarmarse. Debe intentarse identificar en qué cosas le está afectando y de qué manera.

  • Es fundamental no reaccionar negativamente ante las dificultades que se experimentan, debe evitarse la manifestación de signos de ansiedad o impaciencia. Las autocríticas y censuras en este aspecto deben olvidarse por completo, y practicarse la relajación.
  • Es recomendable obtener apoyo de amigos y familiares. Debe tratarse de identificar aquellas personas en la que se pueda confiar para compartir los avances en el proceso de afrontamiento.
  • Deben potenciarse situaciones para conversar y hablar en un ambiente relajado y tranquilo, sin prestar demasiada atención a los fallos.
  • Es bueno conservar el contacto visual natural cuando se esté hablando, reforzando la conversación con el lenguaje gestual movimientos de cabeza, sonrisas, ...
  • Debe hablarse abiertamente sobre la tartamudez, informar a los oyentes o participantes de una conversación si se necesita más tiempo para comunicarse. El tartamudo debe poder utilizar el tiempo que necesite para expresarse.
  • La recuperación probablemente será un proceso largo y gradual, por lo que debe conservarse la paciencia y el respeto consigo mismo.

     
    LA DISFASIA

    La disfasia es un retraso cronológico en la adquisición del lenguaje debido a alteraciones en las estructuras de percepción, integración y conceptualización del lenguaje.
     
  • Los niños/as disfásicos/as presentan dificultades en el lenguaje tanto a nivel comprensivo, como expresivo. Adquieren el lenguaje oral antes de los siete años, aunque tartamudean frecuentemente. Presentan también trastornos en la psicomotricidad, alteraciones de la percepción audio verbal y trastornos en la distribución espacial. 
    En cuanto a gravedad, va desde un retraso leve a uno mas grave.

    El niño/a con una disfasia leve puede llegar a superar el trastorno sin intervención.
     
    En los casos más graves, las dificultades con el lenguaje pueden persistir muchos años y repercutir en otras áreas: dislexia, lectura, escritura y rendimiento escolar (ya que está por debajo de su etapa evolutiva). 
  • Debe intervenirse desde que se detecta el problema, que suele ser cuando notamos que el niño/a tiene un inicio tardío en la adquisición del lenguaje. Un especialista debe hacer un estudio profundo del caso y elaborar un programa de reeducación, que se ha de llevar a cabo en la escuela y para el cual es necesaria la colaboración de la familia.
    El educador/a es importante para la detección temprana, observación, evaluación y puesta en práctica del programa de reeducación.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada